Área médica del Centro Médico de Asturias en Oviedo
 
 
 
PEDIR
CITA
Está viendo:

Capilaroscopia

En 1862, Maurice Raynaud presentó su tesis sobre el daño isquémico local en las manos, los pies, la nariz y la lengua. El fenómeno de Raynaud es un trastorno frecuente en la población general que suele manifestarse predominantemente en adultos jóvenes de sexo femenino.

Su diagnóstico es fundamentalmente clínico. El episodio agudo típico está constituido por una primera fase de palidez de los dedos en respuesta al frío o a estímulos emocionales, seguida de una segunda fase de cianosis. Después de un período variable, que puede oscilar desde unos minutos a algunas horas, aparece una tercera fase de rubor. Finalmente, el dedo suele recuperar su coloración normal. En general se afectan los dedos de las manos o de los pies, aunque puede afectarse el pabellón auricular, la nariz o incluso la lengua.

Entre el 50-60% de los casos con fenómeno de Raynaud la causa es desconocida. En la otra mitad de los pacientes constituye una manifestación de otra enfermedad. Es el primer síntoma en el 30-50% de los casos con esclerodermia y en el 100% de los casos graves. Se presenta con alta frecuencia en la enfermedad mixta del tejido conectivo, en el lupus eritematoso sistémico, en la dermatomiositis, en el síndrome de Sjögren o en la artritis reumatoide.

En la crioglobulinemia mixta y en algunas formas de vasculitis tampoco es rara la existencia de este trastorno. A veces se plantea el diagnóstico diferencial del fenómeno de Raynaud con otras causas, como la arteriosclerosis, los microtraumatismos en los trabajadores con martillo neumático, los medicamentos o tóxicos, como cloruro de vinilo, citostáticos, contraceptivos orales ó bloqueadores beta y en hipotiroidismos ó síndromes paraneoplásicos.

En 1911 se establecieron unas bases técnicas para la visualización de los capilares del lecho ungueal mediante la utilización de aceite de inmersión, poco después se estandarizó la técnica mediante un estereomicroscopio de baja potencia y se pudieron obtener fotografías.

¿Qué es la capilaroscopia?

La capilaroscopia está considerada hoy en día la técnica más valiosa para el estudio rutinario del paciente con fenómeno de Raynaud y para la valoración y progresión de la microangiopatía en pacientes con esclerodermia y otras enfermedades del tejido conectivo. En el Centro Médico de Asturias se realiza esta técnica desde hace 10 años con amplia experiencia y dominio técnica.

Es una técnica no invasiva, que mediante un sistema óptico de aumentos y una fuente de luz ayuda a la visualización de los capilares del lecho ungueal. Mediante la observación de estos capilares se puede conocer su morfología, tamaño, distribución y número.

Los principales parámetros que se evaluan en cada examen capilaroscópico son la longitud, diámetro, densidad de los capilares, sus anormalidades morfológicas y el plexo venoso. Se analizan las alteraciones de la arquitectura de esta microcirculación, como tortuosidades, aumento del diámetro de los capilares, neoangiogénesis, hemorragias, trombosis o reducción de la densidad de los capilares.

Según estos datos, pueden clasificarse los hallazgos en patrones capilaroscópicos y establecer un resultado que será de utilidad para el diagnóstico, el pronóstico o la extensión de las enfermedades.

La videocapilaroscopia con sonda de fibra óptica con una fuente luminosa de luz halógena fría, permite la captura y digitalización de las imágenes en un ordenador, ofreciendo un estudio completo de la microcirculación en toda la superficie cutánea. La técnica es inocua y sólo requiere aplicar previamente aceite de cedro de inmersión sobre el borde ungueal para impedir que se refleje la luz.

El examen se realiza en los bordes ungueales de los dedos de ambas manos, excluyendo, la observación del primer dedo, obteniéndose la mejor información del cuarto y quinto dedos debido a la mayor transparencia de la piel. Durante el examen se evalúan los capilares que trascurren paralelos a la superficie cutánea y que se encuentran en la fila distal o próximos al pliegue ungueal.

Se visualizan de siete a doce capilares por milímetro dispuestos en forma de empalizada o de U invertida. Cada capilar está compuesto por una rama arteriolar (aferente) y venosa (eferente) que se unen distalmente (imagen A). Estas ramas son simétricas, con morfología homogénea y pueden medir entre 200 y 250 micras de longitud. Debajo de las hileras de capilares pueden observarse unos vasos de mayor tamaño que representan el plexo venoso subpapilar que está presente en el 60% de la población normal (imagen B).