Área médica del Centro Médico de Asturias en Oviedo
Salud Mental y pandemia

Salud Mental y pandemia

Psicología
1 septiembre, 2021

La pandemia provocada por la Covid-19 ha causado y está causando diversas problemáticas tanto a nivel físico como a nivel psicológico. Si bien toda la población se ha visto afectada, ya que la realidad actual es la misma para todos, es interesante mencionar que no todo el mundo se encuentra en el mismo estado, ya que existe un porcentaje de personas que no han experimentado o no están experimentando sintomatología a ningún nivel, bien por tener buenas estrategias de afrontamiento y de adaptación, por haber superado el virus sin experimentar secuelas (lo que puede hacer perder el “miedo” al mismo) o bien, entre otras opciones, por no haber visto alteradas sus vidas anteriores, esto es, haber podido mantener la rutina (el trabajo, la estabilidad económica, la estructura familiar, etc.) que se tenía anterior al virus.

Sin embargo, y en contra de lo anterior, se pueden diferenciar y po esto te explicamos en este post de blog que se están observando diferentes afecciones a nivel de salud mental en función de las distintas etapas vitales.

Tu salud mental según edad

Resulta importante saber que toda persona puede presentar un problema psicológico en cualquier momento de su ciclo vital, esto es, desde la infancia hasta la vejez. Dicho de otro modo, ninguna persona se encuentra libre de vivir en algún momento de su vida alguna alteración emocional si está sometida a determinadas circunstancias y si, además, existen ciertos factores genéticos que la hagan más vulnerable.

A nivel general y, según el tipo de paciente que lleva acudiendo a terapia psicológica desde que comenzó la pandemia, podemos hacer una pequeña relación entre los principales motivos de consulta de los pacientes y la etapa del ciclo vital en que se encuentran.

Infancia

En relación con la infancia, se puede decir que uno de los grupos más vulnerables de esta pandemia ha sido y son los niños; estos han visto alteradas sus rutinas casi por completo: el cierre de guarderías y colegios, la pérdida del juego con sus amigos, del contacto social con familiares, etc. Todo ello se ha convertido en un factor de riesgo que puede afectar a la aparición de determinados trastornos psicológicos como la ansiedad, el estrés postraumático y/o la depresión, entre otros. En este sentido, es importante que los padres o familiares más cercanos presten atención al posible malestar psicológico que los niños pueden estar experimentando, mostrándose esto en ellos a través del aumento de las rabietas, de problemas de sueño o de alimentación, de la presencia de mayor irritabilidad, así como de la presencia de ciertos dolores corporales (dolor de cabeza, de barriga, etc.). En concreto, a consulta están llegando múltiples casos de niños con importantes problemas de conducta que van más allá de las rabietas y que requieren de tratamiento psicológico para su mejoría.

Adolescencia

Por otro lado, entre los más adolescentes se está viendo también gran afectación a nivel psicológico observándose, principalmente, un aumento de los problemas de ansiedad y del estado de ánimo, así como un incremento de las adicciones llegando, en los casos más severos a presentar desde autolesiones, hasta pensamientos e intentos de suicidio. En concreto, si bien en los jóvenes de 10 a 24 años el suicidio es la principal causa de muerte, se ha observado en la actualidad un incremento entre el 8 y el 10% de los pensamientos suicidas en este grupo de la población lo que ha de llevarnos a alertarnos y a prestar más atención y apoyo si cabe a nuestros jóvenes.

Edad adulta

Entre los adultos, los trastornos más prevalentes están siendo, nuevamente, los relativos a los problemas de ansiedad, desde trastornos de ansiedad generalizada, hasta la presencia de fobias (como fobia social, miedo desproporcionado a salir de casa, a las enfermedades, etc.), así como una disminución de la activación conductual lo que está desembocando en importantes episodios y trastornos de depresión, así como en trastornos del sueño, entre otros.

En este sentido, y desde la terapia psicológica, se está trabajando mucho en la importancia de mantenerse activos tanto física como mentalmente ayudándose de aquellas tareas y/o actividades que anteriormente hacían que nos sintiéramos bien, independientemente de la posible falta de motivación y de ganas que la mayoría de los pacientes dicen experimentar.

Por otro lado, se está insistiendo también en la importancia de intentar retomar y/o mantener el contacto y las relaciones tanto a nivel social como familiar, ya que el apoyo social es uno de los principales factores protectores frente a los problemas de salud mental.

Por último, las personas mayores también son otro de los grupos más vulnerables, sobre todo se ha visto una gran afectación en aquellos mayores residentes en centros ya que el impacto ha sido enorme para ellos tanto a nivel cognitivo, como emocional y social. Estas personas han podido experimentar una gran soledad debido al aislamiento y a la pérdida del contacto familiar, entre otros y, además, han vivido y viven grandes momentos de preocupación y miedo por las posibles consecuencias de la enfermedad, pudiendo influir todo ello a nivel cognitivo, es decir, a nivel de atención, de memoria, etc. por lo que muchos se han visto más limitados o han experimentado un empeoramiento a todos los niveles.

Finalmente y, por todo lo mencionado, es importante tener en cuenta que, ya que todos somos vulnerables y, por tanto, todos podemos experimentar estados emocionales muy desagradables en algún momento de nuestra vida y pasar por situaciones complicadas, la asistencia a terapia psicológica en cualquier momento del ciclo vital puede ser la solución para adquirir las herramientas y los recursos necesarios para poder hacer frente y saber gestionar esas emociones y momentos en los que nos podemos sentir más desbordados.

Desde BAEZA Psicología & Formación, nuestro equipo de Psicología del Centro Médico, se ofrece este apoyo y la ayuda necesaria a través del trabajo en equipo y del uso de las técnicas y las terapias más eficientes y eficaces adaptadas siempre a cada caso individual. Por eso, no dudes en contactarnos si lo necesitas, porque juntos podemos conseguir lo que nos propongamos y porque no es tanto lo que nos pasa sino como lo interpretamos y, desde aquí, te acompañaremos en todo el proceso y te ofreceremos esas otras interpretaciones que, en muchos momentos, uno mismo no consigue visualizar, pero que siempre están ahí.

Firmado: Raquel Baeza, doctora en Psicología del Centro Médico de Asturias